División Latina de la Federación Judía del Condado Broward

 

 

Quiénes somos

 

La División Latina es una iniciativa de la Federación Judía del Condado Broward, uno de los pilares del desarrollo de la vida judía en esta región de Florida, que integra dentro de un marco pluralista a los judíos de origen latinoamericano asentados en Broward y desarrolla actividades de carácter social, cultural y asistencial para apoyar la misión filantrópica global de la Federación fundada en 1943.

 

 

Misión y objetivos

 

Nuestra misión es integrar a los judíos latinos residentes en el Condado Broward al tejido de la comunidad hebrea autóctona, facilitando el desarrollo positivo y dinámico de la vida judía en un entorno inclusivo que fortalece el sentido de pertenencia, la acción social, los valores tradicionales del pueblo hebreo y los vínculos con el Estado de Israel.

 

Asimismo impulsamos el sentido de voluntarismo, liderazgo, solidaridad y tzedaká entre los correligionarios hispanoamericanos en aras de respaldar a nuestra amplia red de agencias afiliadas que prestan servicios asistenciales, educativos, culturales, religiosos, deportivos y sociales en el Condado Broward, Israel y la Diáspora.

 

La meta es maximizar la cantidad de judíos latinos de cualquier denominación y procedencia interactuando y participando en las actividades y proyectos de la Federación, asegurando así que su propósito de enriquecer vidas judías globalmente sea materializado. La Federación vela para que cada una de sus entidades beneficiarias logre cumplir sus objetivos eficiente y satisfactoriamente, promoviendo una sociedad más justa y equitativa por el bien de la humanidad.

 

 

Orígenes e historia

 

La División Latina fue establecida en 2010 con el fin de atraer y comprometer a judíos provenientes de diversos países de América Latina que han emigrado en décadas recientes a Estados Unidos y se radicaron en municipalidades del Condado Broward al norte de Miami, entre estas, Hollywood, Davie, Plantation, Weston, Pembroke Pines, Cooper City, Hallandale Beach, Fort Lauderdale, Miramar, Sunrise y Coral Springs.

 

Muchos fueron miembros activos de comunidades judías con solidez institucional, vibrante vida cultural y profunda ideología sionista. Esas colectividades se caracterizan por una estructura centralizada que ofrece, mediante una membresía de afiliación por familia, una amplia gama de recursos: educación formal e informal, asistencia social, servicios litúrgicos y fúnebres, sinagogas, deporte, cultura y lazos con Israel.

 

Ese modelo de vida judía organizada es diferente a la estructura vigente en las comunidades hebreas de Norteamérica, divergencia que, a menudo, conlleva al aislamiento del inmigrante judío latinoamericano de la comunidad judía local. La falta de integración también responde a las dificultades de adaptación planteadas por cambios culturales, lingüísticos y socioeconómicos.

 

La División Latina nace como puente entre los cambiantes modelos de participación/afiliación comunitarias, con miras a que los judíos latinos formen parte del tejido comunal en el nuevo país de residencia.

 

Desde entonces, año tras año, la iniciativa ha crecido fomentando la identidad comunitaria y generando innovadoras propuestas culturales, educativas y sociales como Frijoles con Kugel, una fiesta que mezcla tradiciones folclóricas y culinarias judías y latinas; Macabi Hatzair, un movimiento juvenil que pretende, a través de un proceso de educación no formal, enriquecer la identidad judía de sus participantes, y la Escuela de Madrijim, la cual forma líderes jóvenes del movimiento, entre muchas otras.

 

Miembros de la población judía latina que anteriormente no activaban en el ámbito comunitario se han incorporado a las filas de la Federación, a la Junta Directiva, los comités internos, los programas de formación de líderes, los eventos y las campañas de recaudación de fondos.

 

Si bien se han creado conexiones auténticas entre estos inmigrantes y su gran familia judía adoptiva, la Federación es consciente de que aún falta un largo camino por recorrer. Un estudio demográfico conducido por el profesor Ira Sheskin de la Universidad de Miami en 2016 concluyó que aproximadamente 13.000 adultos judíos latinos residen con sus familias en Broward. La esperanza es que la mayoría se destaque por su generosidad y acción comunitaria a favor de las poblaciones más vulnerables, valores